Wikipedia

Resultados de la búsqueda

sábado, 22 de abril de 2017

La cara más oscura de los cruceros

Diviértete y despreocúpate, el armario se mueve por ti. ¿Es esto todo lo que debe importarnos de un crucero? La versión glamorosa y desenfadada de las vacaciones en el mar –una opción por la que optaron 24 millones de turistas el año pasado- podría tener una cara B mucho menos divertida. Así se desprende de un extenso reportaje multimedia llevado a cabo por un equipo de periodistas de la cadena estadounidense de noticias en español Univisión, galardonado recientemente con uno de los premios Ortega y Gasset 2017 que concede EL PAIS.
En vídeo, reportaje de la cadena estadounidense de noticias en español Univisión, galardonado con uno de los premios Ortega y Gasset 2017 que concede EL PAIS.
Vacaciones en aguas de nadie, firmado por Ronny Rojas, Alejandra Vargas M., Damià Bonmatí, Patricia Clarembeaux y Maye Primera, analiza a las tres mayores compañías de cruceros del mundo, Carnival CorporationRoyal Caribbean International y Norwegian Cruise Line, que suman el 82 % del mercado mundial y un beneficio final en 2016 de 2.800 millones de dólares. Las tres tienen sede en Estados Unidos y cotizan en Bolsa en ese país, pero gracias a “una compleja estructura operacional en distintos países y paraísos fiscales evitan las garantías laborales estadounidenses, pagan menos impuestos y pueden evadir los estrictos controles medioambientales de EE. UU.”, según lo autores.
La base de datos con la que trabajó el equipo de Univisión, recopilada por estudiantes de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia, contiene información de 266 cruceros de los 411 en servicio en la actualidad y demuestra que el 70 % de los barcos analizados están matriculados en cuatro países concretos: Bahamas, Panamá, Bermudas y Malta, naciones muy flexibles con la edad de los barcos y los controles laborales y medioambientales. De las embarcaciones estudiadas, 40 % (102) tiene 20 años o más de edad y ninguna fue fabricada en EE. UU.

El estudio, dividido en cinco capítulos multimedia, es demoledor: en el primero de ellos los autores sostienen que si se produce un crimen a bordo (“cientos de personas son víctimas de delitos en los barcos que tocan puertos de Estados Unidos”) la normativa vigente obliga a las compañías a registrar los presuntos crímenes que se cometen a bordo y a poner a disposición del público y del Buró Federal de Investigaciones (FBI) la información de nueve categorías de incidentes, entre ellos homicidios, muertes sospechosas y agresiones sexuales.
Pero la obligación de reportar esos casos se da siempre y cuando los delitos hayan sido cometidos contra ciudadanos estadounidenses. “Si usted es extranjero, la investigación está enteramente a cargo de las autoridades del país donde está registrado el barco”, aseguran. ¿Y a quién se reclama en ese caso? Cualquier acción judicial se perdería en un limbo administrativo capaz de aburrir al más perseverante.
La cara más oscura de los cruceros
Otro de los capítulos analiza las condiciones de trabajo de los miles de tripulantes de estos cruceros, procedentes en su mayoría de países en desarrollo y con altos índices de paro. “La leyes laborales estadounidenses no rigen el día a día de los barcos”, según el reportaje. “Las condiciones de los tripulantes se subordinan a la ley del país de bandera. Y generalmente sus contratos determinan que los problemas laborales no se resolverán en una corte, sino ante un panel de arbitraje sufragado por la propia compañía de cruceros. Así es trabajar en los cruceros. Contratos de hasta nueve meses para normalmente laborar más de 70 horas a la semana, sin vacaciones ni días de descanso, sin familia cerca ni vuelta a casa por la noche. Los empleados viven donde trabajan: un enorme barco con logotipo estadounidense, pero con bandera a menudo de Bahamas o Panamá”.
Uno de los aspectos más perturbadores del reportaje es el del impacto ambiental. En solo una semana, un navío de 3.000 pasajeros produce 75.000 litros de desechos humanos, más de 370.000 litros de agua procedente de baños y lavaplatos y unas ocho toneladas de basura sólida y desechos tóxicos por lavar la ropa, según la Agencia de Protección Ambiental (EPA) estadounidense. ¿A dónde va a parar todo eso?
El reportaje está lleno de casos concretos de malas prácticas en cuanto a eliminación de residuos por parte de las navieras. Casos reales y verificados porque fueron condenados por la justicia estadounidense. Como los 27 millones de dólares que tuvo que pagar Royal Caribbean Cruises Ltd. entre 1998 y 1999 a raíz de “una operación de vigilancia de la Guardia Costera de Estados Unidos que filmó el Sovereign of the Seas, el crucero más grande del mundo (en ese momento), descargando aceite en su camino en San Juan, Puerto Rico”. O como la de Carnival Corporation en abril de 2002 por importe de 18 millones de dólares, cuando la empresa se declaró culpable de “descargar residuos de petróleo/aceite en el mar por la aplicación indebida de equipo de prevención de la contaminación en numerosas ocasiones entre 1996 y 2001”. Como asegura Ross A. Klein, uno de los expertos entrevistados por el equipo de Univisión, “hoy en día tiene que cumplir más requisitos ambientales un navío de la Armada estadounidense que un crucero. La razón de esta aseveración es que en los Estados Unidos un buque militar debe cumplir con todas las leyes del país (incluyendo las leyes ambientales). Un crucero de bandera extranjera, sin embargo, no está sujeto a muchas de esas leyes”.
El reportaje fue duramente contestado con un comunicado de la Cruise Lines International Association (CLIA), que engloba a las 58 principales navieras de cruceros, en el que por supuesto niegan la mayor y aseguran que muchas de estas afirmaciones son falsas. Por ejemplo, según la CLIA el país de origen de cualquier pasajero no estadounidense que denuncie crimen a bordo sí tiene autoridad para investigar los hechos acaecidos en aguas internacionales. Niegan también que las basuras se arrojen por la borda ya que, según el comunicado de CLIA, todas las navieras asociadas se han acogido a un código de vertidos 0 de aguas y residuos no tratados, mucho más exigente “incluso que la legislación internacional, que sí permite los vertidos en determinadas condiciones”.
La cara más oscura de los cruceros
Todo esto puede parecer lejano o circunscrito al ámbito estadounidense –un tercio del negocio mundial de cruceros se centra en el área Caribe, por la influencia del mercado EE. UU.-, pero como decía Ronny Rojas, uno de los autores del reportaje en declaraciones a la Cadena Ser, “estas empresas son globales, operan en todo el mundo, así que aunque tengan sus sede en los EE. UU. su barcos también se mueven por Europa, por Asia y por todos los mares”.
Por eso le he preguntado su parecer también a algunos expertos españoles en cruceros, además de a las delegaciones en España de las navieras implicadas. Carnival ni contestó. Más abiertos y colaboradores se mostraron desde la agencia de comunicación de Norwegian Cruises Line, pero después de elaborar unas respuestas a mis preguntas, desde su central de Miami decidiron remitirme al comunicado anterior de CLIA.
El director de una de las mayores comercializadoras españolas de vacaciones en el mar -que prefiere que no aparezca su nombre- no duda de que hay claroscuros en el sector y cosas a corregir, pero no cree que el asunto de la contaminación sea tan exagerado como dice el artículo. “La IMO (International Maritime Organization) emite unas notas muy estrictas sobre lo que puede y no puede arrojar un barco al mar, lleve la bandera que lleve. Y son de obligado cumplimiento tanto en Europa como en EE. UU.; un barco que no esté bajo esas normativas no puede atracar ni operar en ningún puerto europeo. En Alaska o en los fiordos noruegos, por ejemplo, no puede entrar en cualquier barco; solo los que cumplen unos parámetros medioambientales muy exigentes". En cuanto al alto porcentaje de barcos viejos, manifiesta también tiene sus reservas: “los primeros interesados en no tener barcos viejos son las navieras; una nave vieja es menos eficiente; aunque solo sea por la rentabilidad las más interesadas en tener barcos nuevos, que consuman menos y por tanto que contaminen menos son las navieras”.
La cara más oscura de los cruceros
Fran Camino, periodista especializado en cruceros y autor del blog Waves and wind, acepta que la industria está poco controlada y que las banderas de conveniencia permiten lagunas legales en cuanto a la contratación de los empleados y la legislación de los barcos. “Pero lo que sí rechazo es lo de que es una flota vieja que arrastra desperfectos y fallas, creo que el sector -salvo el caso del Costa Concordia y algunos detalles puntuales-, tiene un índice de seguridad bastante destacable en toda su operatividad. Las inspecciones de la ley marítima internacional son altísimas y muy estrictas”, asegura Camino. “Por supuesto que un crucero tiene un cierto impacto ambiental, más de lo que dicen las campañas de blanqueo de las grandes navieras, pero en general son unidades ecológicamente sostenibles, y salvo accidentes puntuales todos sus residuos que generan y producen son reciclados a bordo.
 “¿Qué las navieras utilizan banderas de conveniencia para pagar menos impuestos?, sí, es verdad”, reconoce el director de la comercializadora. “Pero también los hacen GoogleFacebook o Amazon; podrá gustar más o menos, pero es legal. La diferencia es que aunque no paguen Impuesto de Sociedades, las empresas de cruceros dejan miles de millones dólares en los puertos donde atracan en forma de tasas portuarias, consumo de combustible y suministros, más lo que gastan los cruceristas que bajan.
http://elpais.com/

jueves, 9 de febrero de 2017

la mujer del marinero | Rodríguez Celtic Band

domingo, 11 de diciembre de 2016

LP - Lost On You [Official Video]

El niño en el cuerpo de un anciano


xiste una terrible y espantosa enfermedad genética que provoca un envejecimiento rápido en quien la sufre.



Hace 200 años la St James Gazette de Inglaterra publicó la siguiente necrológica: "10 de marzo de 1754. Hopkins Hopkins, el pequeño galés, recientemente exhibido en Londres, murió en Glamorganshire, de pura vejez y de una gradual decadencia de la naturaleza, a los 17 años y dos meses. Nunca pesó más de 6 kilos y medio y durante los últimos tres años no pasó de los cinco. A los padres les quedan todavía seis hijos, que no difieren en forma alguna de kilos demás niños, con la excepción de una joven de doce años, que pesa casi 7 kilos, que lleva en sí todas las señales de la vejez, y que en todos los aspectos se parece a su hermano cuando tenía aquella edad"..

Al parecer, ésta es la primera descripción escrita de una rarísima enfermedad llamada progeria, literalmente, vejez temprana. Existen menos de un centenar de casos perfectamente descritos y se supone que está causada por un gen recesivo. Esto quiere decir que personas normales pueden ser portadoras de la enfermedad y que sólo se manifiesta cuando ambos progenitores poseen ese gen. Y aún en ese caso, sólo uno de cada cuatro manifiesta la enfermedad


Los enfermos de progeria dejan de crecer cuando tienen muy pocos años. Con 7 u 8 años parece viejos: tiene arrugas, se les caen los dientes… Un enfermo de progeria típico alcanza su altura máxima a los 13 años, encanecen a los 20, sufren de cataratas a los 25 y entre los 30 y los 40 presentan todos los achaques propios de la vejez. Normalmente mueren a los 47.

Nadia, el negocio de papá y mamá

Nadia, el negocio de papá y mamá Las claves de la presunta estafa perpetrada por los padres de la niña aquejada por una rara enfermedad http://www.elperiodico.com/ Una síntesis lúcida de la forma en que han procedido durante años los padres de Nadia Nerea la consignó el juez encargado del caso en el auto en el que decretó este viernes la prisión provisional para el padre, Fernando Blanco. “En definitiva, los investigados habrían convertido la beneficencia en su forma de vida, sirviéndose para ello de su hija menor de edad”. Sustentadas en las pesquisas de los Mossos d’Esquadra, las sospechas del magistrado apuntan a que Fernando Blanco y Margalida Garau han vivido –y muy bien– gracias a la explotación económica de la rara enfermedad que padece su hija, y a que el dinero que recaudaban apelando a la solidaridad de la gente lo gastaban en sus asuntos. El juez equipara su actuación con “la utilización de menores para la práctica de la mendicidad”, que es delito tipificado. UNA RARA ENFERMEDAD Nadia Nerea padece una enfermedad metabólica de carácter genético hereditario conocida como tricotiodistrofia. Produce alteraciones en el pelo y la piel, una serie de trastornos neurológicos que impiden un desarrollo intelectual normal así como envejecimiento prematuro. Algunos de los síntomas y alteraciones que causa son tratables, pero es una enfermedad incurable. En el relato que durante años ha construido Blanco para estimular la solidaridad ciudadana, él es un padre consciente de que no existe una cura pero recorre el mundo azuzando a los mejores científicos para que investiguen y la encuentren, al tiempo que somete repetidamente a su hija a una sofisticada operación quirúrgica para “alargarle la vida”. “Es una operación única en el mundo -declaró al diario 'El Mundo'-. Solo la hace un cirujano”. Compraba tiempo para su hija, supuestamente, y para eso necesitaba el dinero de los demás. PUBLICIDAD inRead invented by Teads UNA CAMPAÑA DE AÑOS El auto del juez habla de un “presunto delito de estafa en su modalidad agravada”. La justicia tendrá que determinar si hubo algo parecido a un plan urdido a priori o si los padres se convencieron por el camino de que tenían una máquina de hacer dinero, pero el hecho es que se han dedicado mucho tiempo a eso: la entidad jurídica creada para vehicular las donaciones, la Asociación Nadia Nerea para la Tricotiodistrofia, data del 2009. La investigación ha arrojado que la pareja recaudó casi 1 millón de euros en donativos, de los cuales se han gastado 600.000, ni uno solo en tratar a la hija. De nuevo, la elocuencia es del juez: “Del estudio de las cuentas se desprende una clara utilización de las mismas para costear la vida de los investigados. Así, son constantes los cargos por conceptos ordinarios tales como supermercados, ferreterías, grandes centros comerciales, viajes, hoteles, restaurantes, tiendas de electrónica, comercio electrónico, alarma del domicilio, gastos de telefonía. Y así una larga lista de gastos ordinarios”. Un detalle: Blanco tenía casi 1.500 euros en el bolsillo cuando fue arrestado. UN RELATO ROCAMBOLESCO Los Blanco Garau desfilaron por los platós de televisión contando su caso. Colgaron vídeos en Youtube. Sobre la naturaleza de la campaña que han llevado a cabo durante estos años, el auto habla de la creación de “fundaciones, sorteos, recaudaciones y demás actos benéficos con la intención de obtener fondos para el tratamiento de la menor”. En Organyà, el pueblo del pirineo leridano donde Blanco regentaba una tienda de vinos -de la que obtenía ingresos anuales por 30.000 euros, subraya el juez en el auto para sorprenderse, a renglón seguido, de la desproporción entre lo que ganaba y lo que gastaba- consiguieron que los vecinos se volcaran en ayudarles. Nadie dudaba de ellos, y si alguien dudaba, no lo expresaba en voz alta. Entonces ocurrió: a Blanco se le fue la mano. Henchido de confianza al ver que nadie ponía en duda sus historias, se entregó directamente al relato rocambolesco, y lo hizo en aquella entrevista con 'El Mundo'. Al periodista le dijo que había volado tres veces a EEUU decidido a convencer al mejor genetista vivo para que investigara la enfermedad de su hija; que había reclutado para la causa a un científico afgano al que halló en una cueva tras esquivar “bombas y disparos” con su hija en brazos; que había conseguido que Al Gore se pusiera al teléfono y durante una hora y media escuchara su historia. Gore, dije, se había despedido así: "Usted es un héroe". UN HÉROE DE NUESTRO TIEMPO Josu Mezo es profesor de Sociología en la Universidad Castilla-La Mancha y responsable del blog Malaprensa.com; una especie de azote de las malas prácticas periodísticas. A Mezo la historia que contaba Blanco en 'El Mundo' le pareció increíble e hizo 14 anotaciones al artículo poniendo en duda su verosimilitud. “A mí esto me suena a Yoda en 'La Guerra de las Galaxias'”, escribió, refiriéndose al pasaje del genio afgano en la cueva. “Los genios científicos que se ocultan en cuevas ilocalizables, aparte de que suele ser para hacer el mal, no publican sus investigaciones ni son conocidos por los científicos ‘normales’”. El artículo de 'El Mundo' apareció hace dos semanas, el 26 de noviembre; al día siguiente Mezo publicó sus comentarios. Una semana después los Mossos pusieron en marcha la investigación, y al cabo de cuatro días detuvieron a los padres. EL NEGOCIO DE LA COMPASIÓN En su declaración ante el juez, la madre dice que “no le pareció sospechoso” que después de que su hija pasara supuestamente 15 días en un hospital de Houston volviera del viaje “sin papeles médicos”; o sin cicatrices visibles cuando en teoría iba a ser sometida a operación. En el registro de la casa familiar, la policía no halló ningún documento de este tipo, ninguna prueba de que la pequeña hubiera recibido tratamiento alguno. El auto del juez es claro: “Los investigados se habrían servido de la situación personal de la menor para, a través de ‘generar compasión’, mantener un alto nivel de vida. Y todo ello, a costa del sufrimiento de la menor y su constante exposición mediática”. Distintos medios han desvelado el pasado delincuencial del padre, que incluye una condena por estafa. No hay que olvidar que Fernando Blanco tiene un segundo nombre poco habitual: Drake. Como el corsario.

lunes, 8 de agosto de 2016

Más de un millón de turcos apoyan a Erdogan en un mitin antigolpista en el que promete la pena de muerte

Si el pueblo quiere la pena de muerte, los partidos respetarán su voluntad", ha proclamado el presidente



Más de un millón de personas han marchado este domingo en Estambul en la última de las movilizaciones convocadas "a favor de la democracia" y en apoyo del presidente Erdogan, tras el golpe de estado fallido del pasado 15 de julio.
Un mar de banderas turcas cubre el recinto Yenikapi de Estambul en el que se celebra el denominado "Encuentro por la democracia y los mártires", que supone una demostración de fuerza de Recep Tayyip Erdogan frente a las críticas recibidas de la Unión Europea (UE) y Estados Unidos sobre las amplias purgas efectuadas tras la asonada.
Ante la multitud, el presidente se ha comprometido a aprobar la pena de muerteen Turquía si el Parlamento vota a favor y se ha escudado en la cantidad de países en todo el mundo que aún la tienen vigente. "Si el pueblo quiere la pena de muerte, los partidos respetarán su voluntad", ha proclamado.
El espacio, del que unos 400.000 metros cuadrados han sido habilitados para este acto, está repleto de manifestantes, pero mareas de personas siguen afluyendo a la zona y forman largas colas para poder entrar.
Entre la multitud hay personas con carteles en los que se lee "Erdogan es un regalo de Dios" o "Moriríamos por el presidente", así como fotografías del jefe del Estado y del fundador de la república, Mustafa Kemal Atatürk.
Esta es la primera vez en décadas en que las formaciones opositoras -a excepción del prokurdo HDP, que no fue invitado- acuden a una concentración en apoyo al Gobierno.


El mitin comenzó con el himno nacional, seguido de una recitación del corán y una oración en memoria de las 240 víctimas del golpe, entre civiles y fuerzas leales al Gobierno.
Entre los oradores están Erdogan; el primer ministro, Binali Yildirim, y los dirigentes de dos de los tres partidos de la oposición, el socialdemócrata Kemal Kiliçdaroglu y el nacionalista Devlet Bahçeli.
Erdogan dijo anoche que "la amenaza del golpe no se ha superado aún" y prometió continuar sin descanso las purgas en la Administración para apartar a simpatizantes de la cofradía islamista de Fethullah Gülen, a la que responsabiliza de la asonada.
Gülen -un predicador turco residente en Estados Unidos desde 1999, cuya cofradía era hasta 2013 un firmeALIADO de Erdogan y el partido islamista gubernamental, el AKP- ha negado toda implicación en los hechos.
Hasta ahora, unas 15.000 personas han sido detenidas por supuestos lazos con la orden religiosa y más de 50.000, la gran mayoría de la enseñanza, han sido suspendidas de sus cargos.
http://www.elmundo.es/

domingo, 7 de agosto de 2016

Fuego para denunciar las violaciones en Marruecos

Una joven de 17 años marroquí ha sido el último caso de suicidio quemándose a lo bonzo, un fenómeno que se ha recrudecido este año
La violaron ocho hombres y la chantajearon con publicar en internet el vídeo que grabaron del delito, sin saber que ella estaba embarazada

Jadiya, una joven marroquí de 17 años, paseaba tranquilamente y sola por las calles de Nzalet el Adam, una pequeña ciudad situada a pocos kilómetros al norte de Marrakech. Eran los últimos días del pasado año cuando ocho hombres se le acercaron. Totalmente drogados, los individuos la agredieron, la violaron y grabaron la escena en vídeo.
Ella se atrevió a denunciar y rápidamente la policía detuvo a siete de ellos. El octavo agresor sería detenido meses después cuando estaba abusando sexualmente de un menor. Sin embargo, el calvario no acababa aquí.
Durante el proceso judicial, uno de sus violadores la amenazó con difundir el vídeo en internet si no retiraba la denuncia. Los malhechores fueron puestos enlibertad condicional hace pocas semanas y, según detalla Omar Arbib, miembro de la Asociación Marroquí por los Derechos del Hombre, esta acción se debe a que"personas influyentes de la ciudad habrían actuado a favor" de los culpables.

En un acto de desesperación, ya que no podía hacer frente a ese chantaje si se cumplía, Jadiya decidió quemarse a lo bonzo este 29 de julio en una de las avenidas de la ciudad de Ben Guerir, en el centro de Marruecos.
Trasladada al hospital de Marrakech, no pudo sobrevivir a las quemaduras de tercer grado y murió dos días después. Además, la autopsia ha revelado que estaba embarazada. Tras el suicidio, la Justicia marroquí ha abierto una investigación y ha detenido, por el momento, a seis de los ocho atacantes.

Un espíritu en silencio que inició la Primavera Árabe

Desde que Mohamed Bouazizi se inmolara en Túnez en diciembre de 2010 yprendiese la mecha que dio lugar a la Primavera Árabe a partir del primer mes de 2011, Marruecos ha sufrido este fenómeno de protesta social que se ha tendido a trivializar y son ya más de 30 casos de suicidios quemándose a lo bonzo en las calles del reino alauí.
De hecho, esta lacra se ha recrudecido este año ya que sólo en el mes de abril hubo tres casos y ya habría más de 10 en lo que va de 2016, según recoge una gráfica del portal digital Le Desk. Lo que ocurre es que no hay cifras oficiales y dicho recuento, tal y como se quejan, se debe realizar según las noticias que van apareciendo. "Deben existir muchos más pero ocurren en zonas rurales por lo que los aíslan y no salen en los medios de comunicación", afirman. Aún así, el número es alarmante.
"Se trata de un efecto llamada. En Marruecos, quemarse a lo bonzo se ha convertido en una manera de protesta más", asegura a EL MUNDO Mahmoud Jafar, psicólogo clínico afincado en Tánger. A esto hay que añadir "la dimensión religiosa" dado que el islam "va totalmente en contra de que alguien se quite la vida, por lo que se trata de una venganza contra la sociedad civil. Es una manera de mostrarnos que algo estamos haciendo mal. Lo que no puede pronunciar con la palabra, se acaba expresando con el cuerpo", asevera este profesional que se formó en Barcelona.
Es un fenómeno mayormente masculino. Sucede en la mayoría de las veces enzonas urbanas de gran aglomeración y que buscan la protesta contra el poder, dado que lo realizan en prefecturas, tribunales y consulados, entre otros lugares.

El suicidio, tema tabú

Asimismo, el suicidio sigue y seguirá siendo un gran tabú "porque la sociedad civil aún no se atreve a hacer las preguntas correctas para intentar mejorar el entorno de los jóvenes", afirma el doctor Jafar, recordando incluso que las familias se escondían y no iban al entierro de sus propios hijos que se habían quitado la vida.
El pasado 9 de abril, una vendedora ambulante de crepes llamada Fatiha se inmoló cerca de una sede administrativa del Ministerio de Interior de Kenitra, a 45 kilómetros de la capital, Rabat. El caïd -una especie de figura patriarcal existente en el norte de África- la abofeteó y le confiscó toda la mercancía con la que vivía. Las personas que se encontraban a su alrededor se rieron, tal y como cuenta una militante de la ciudad que no desea revelar su identidad. Indignada y humillada, se dirigió a una droguería, compró liquido inflamable y se quemó a lo bonzo. Impasibles los asistentes a esta tragedia, decidieron grabar la escena que circula a través de las redes sociales.
Numerosas personas salieron a las calles una semana después para manifestarse contra la pasividad y la violencia de este acto. Contra las condiciones de los vendedores ambulantes en el reino. No obstante, sus gritos quedaron en el olvido. En ese mismo mes, un taxista decidió poner fin a sus días en Tánger. Al igual que a Fatiha, dijeron que "tenía problemas mentales".
El espíritu de la Primavera Árabe se podía ver de nuevo en las calles de Marruecos y la imagen de Mohamed Bouazizi se repetía tras visionar el vídeo de Fatiha en llamas. Sin embargo, el contexto parece que no la acompañó.
El suicidio seguirá siendo un secreto absoluto en las fronteras del país vecino. Y el silencio no ayudará a paliar la vergüenza de esta realidad social.